Feria de Julio
Feria de Julio, verano de tradiciones

Llega el mes más caluroso del año. Nuestra querida Ciudad de Valencia vive entre el trasiego de los que aún no se han ido de vacaciones y los turistas que ya llenan nuestras calles y playas. Es un mes especial. Parece que la ciudad no es la misma que durante el resto del año, quizá está menos activa. Pero de repente cuando ya estamos imbuidos en los calurosos días estivales renace el espíritu valenciano, se reavivan nuestras raíces, volvemos a salir a la calle para manifestarnos tal y como somos, tal y como sentimos nuestras tradiciones, nuestra cultura, nuestra historia, nuestra ciudad. Es la Feria de Julio.

La Feria de Julio se estrenó el 21 de julio de 1871 como una alternativa propuesta por el Ayuntamiento de la ciudad para atraer turistas y evitar que los vecinos dejaran vacía la ciudad por el calor del verano valenciano. La Feria empezó como un recinto con pabellones, exposiciones de plantas y venta de los más diversos productos. Y la Feria fue creciendo año a año. En 1886 se inaugura el Certamen Internacional de Bandas de Música " Ciudad de Valencia" y en 1891 se celebra la primera Batalla de Flores. Como el buen vino con los años ha mejorado y actualmente podemos disfrutar con inmensa alegría del esplendor de las fiestas valencianas.

Hoy en día cuando la ciudad ha pasado el trasiego de las maravillosas fallas, las fiestas en honor a San Vicente, la gran festividad de la Virgen , el Corpus... empiezan con cierta discreción los actos de la Feria de Julio con actuaciones musicales y teatrales que se celebran en los jardines de Viveros y posteriormente castillos de fuegos artificiales en el antiguo cauce del Turia. Esta programación nos permite disfrutar de los mejores espectáculos del momento en un escenario idílico. Los Jardines de Viveros son parte de la historia valenciana, y perfectamente acondicionados para la ocasión permiten reunir a miles de espectadores ante una escenografía que nada tiene que envidiar a las de otras actuaciones que podamos recordar. Si el tópico no fuera tan manido le iría como anillo al dedo aquello de decir "en este marco incomparable" porque realmente lo es.

Y nada mejor que a medianoche, desde el antiguo cauce del río Turia, disfrutar de un espectáculo pirotécnico. Pero no es un castillo cualquiera. Desde cualquiera de los preciosos puentes de nuestra ciudad podrán contemplar los fuegos artificiales. Y digo bien, contemplar. No tendrán que sufrir aglomeraciones, el tiempo es espléndido para gozar de la noche valenciana.

Todas las fiestas queramos o no se adaptan a la sociedad con el paso del tiempo. El espíritu se mantiene o al menos se lucha por mantenerlo puro, pero las formas... ahí tropezamos con algunos impedimentos. Recuerdo cuando era pequeña y mi abuela me decía que la Feria de Julio se había perdido. Entonces entraban mis padres a contar que cuando ellos eran jóvenes iban a los Paradores instalados en la Alameda y ¡aquellos espectáculos si que eran buenos! Música en los escenarios próximos al Puente de Aragón con los mejores artistas del momento, y la feria hasta el Puente del Real con muchas atracciones, y bares con terrazas en el mismo Paseo hasta altas horas de la madrugada. Pero de repente se cortó por lo sano, a lo mejor porque se molestaba en la zona de la Alameda , o al menos eso decían los que querían seguir disfrutando en el tradicional recinto. Y después un ir y venir de ubicaciones, en la Avenida de la Plata , Monteolivete, en el propio cauce del Turia. Ya se había perdido la tradicional Feria de julio y sólo quedaba la nostalgia de cómo fue. En resumidas cuentas el mes de julio cambió para los asiduos que habitaban también en verano en Valencia.

Recuerdo hace unos años cuando se retomó la instalación de los paradores en la Alameda , y creo que fue peor el remedio que la enfermedad. Las comparaciones, !ay! las comparaciones son odiosas. Y los comentarios de " esto no es lo que era". Y con los mismos problemas del corte del Paseo. Pues vamos a apostar por otra solución (creo que debieron pensar los responsables). Y aparecieron los Pabellones repartidos a lo largo y ancho de la ciudad acercando a todos los barrios la presencia de la Feria de Julio. Puede que no sea lo maravilloso que algunos quisieran pero a buen seguro se está en el camino para conseguirlo. Me consta que todos aquellos que participan en la confección de estos actos se dedican en cuerpo y alma igual que lo hacen con el resto de fiestas que se celebran en la ciudad.

Pero siguiendo con las fiestas que nos tiene preparada la ciudad, tenemos que prepararnos porque cuanto más azúcar más dulce. Imagínese un día de julio en Valencia. Ud. ha terminado su jornada de trabajo a mediodía. Hace calor y no sabe que hacer. ¡Si que lo sabe! Solo tiene que ponerse en marcha. Acérquese a la Malvarrosa a comerse una paellita, a las siete gran corrida de toros en el coso de la calle Játiva, cuando termine una cena de tapas en la terraza de un bar y después a Viveros a ver el concierto y el castillo. Pero acuérdese de no parar ahí. Antes de irse a dormir permítase ponerle la guinda al día. Un helado en una horchatería cuando el tiempo ha refrescado, un poquito por lo menos, y con una agradable conversación con los amigos terminamos la noche. Muchos de nosotros tendremos que ir a trabajar al día siguiente pero más animados si cabe por vivir ese ambiente festivo que nos corre por las venas.

Sí, así es la Feria de Julio. Todo muy acorde con el tiempo "tan fresquito" que vivimos en Valencia es verano. Todo acorde he dicho, pero algo extraña a algunas personas que no acaban de conocer nuestras fiestas y de repente se extrañan y preguntan :¿ pero aún se ven falleros?. Pues sí. Los trajes de valenciana están en los armarios desde marzo, pero los falleros los sacan y vuelven a salir a la calle. Desde hace unos años, las preselecciones para ser componente de la Corte de la Fallera Mayor de Valencia del año siguiente se realizan en unos pabellones montados por la Concejalía de Ferias y Fiestas del Ayuntamiento de Valencia en puntos estratégicos de la ciudad que cobran vida. El Parque del Oeste, Los Jardines del Palau y el Tinglado número dos del Puerto sirven para que las Falleras Mayores de cada sector de la ciudad presenten con su mejor sonrisa la ilusión de cualquier niña y señorita valenciana por ser miembro de la Corte de Honor de la Fallera Mayor de Valencia y en el caso de una de ellas ser la máxima representante de la mujer valenciana. Este cargo sólo una lo ostentará, pero en julio todo es un sueño, y ese maravilloso sueño se ve reflejado en sus caras. Enhorabuena a todas las mujeres que van a vivir esta experiencia porque a buen seguro lo recordarán toda la vida con mucha nostalgia y orgullo.

Y ¿quieren disfrutar aún más de la Feria de Julio? Pues no lo duden que hay más cosas que hacer. Sobre todo los pequeños disfrutarán a lo grande si los llevan a la Feria. Pero a la feria de atracciones.

Por supuesto, no menos concurrido está otro de los atractivos de esta Feria de Julio. El Certamen Internacional de Bandas de Música "Ciudad de Valencia" con actuaciones en el Palau de la Música y en la Plaza de Toros que reúnen a cientos de músicos y aficionados que vienen de todos los puntos de la geografía valenciana ¿Acaso podía faltar la música en una fiesta valenciana?

A mediados de mes destaca otra tradición muy ligada a la historia valenciana. La celebración de la Virgen del Carmen, con la dançà a la Virgen , la descubierta de la Imagen de Nuestra Señora del Carmen en la Parroquia de la Santísima Cruz y la Misa Mayor en el Tinglado nº 2 del Puerto organizada por la Comandancia Militar de Marina. Y por supuesto los entrañables actos del paseo de la Virgen por el mar a bordo de una lancha y la Procesión por el Barrio del Carmen el día 16 de julio.

Casi llegando al final del mes y de la Feria el acto más simbólico para muchos en este mes: la Batalla de Flores. Es una batalla de amistad, de juego, y alegría. Empieza con una primera vuelta en un circuito cerrado en el Paseo de la Alameda donde la "entrà de la murta" prepara un escenario más que precioso, seguido de valencianas a la grupa de los caballos con sus parejas, todos ellos ataviados con la indumentaria regional, y después los coches de caballos y las carrozas. En ellas podremos saludar a las Falleras Mayores y las Cortes de Honor de este año y a las niñas y señoritas preseleccionadas para formar las próximas Cortes de Honor.

Las carrozas participan en distintas modalidades y utilizan distintos sistemas para adornarla, variedad de diseños y temas, y cuando ya han hecho su primer recorrido por el recinto llega el momento de empezar a lanzar las flores, en su mayor parte claveles que cubren la Alameda con un precioso manto perfumado. Desde las carrozas intentan protegerse la cara con raquetas y con la misma ilusión que el público también "combate" con las mismas flores. Los fuegos artificiales darán por terminada la Feria de Julio.

Desde estas líneas no puedo más que animarles a disfrutar de esta Feria de Julio, igual que del resto de fiestas valencianas, porque nosotros formamos parte de ellas, porque nosotros somos la fiesta y de nosotros depende que siga viva. ¡Viva la Feria !

Textos : Beatriz Quintanar /Miembro de la Federación Española de Escritores y Periodistas de Turismo

Conociendo la feria

Casetas de la Alameda: Una de las tradiciones que se ha perdido, o mejor dicho, se ha transformado es la de las casetas en el Paseo de la Alameda de Valencia. En los orígenes de la Feria de Julio, las distintas instituciones de la ciudad, Ayuntamiento, Ateneo Mercantil, Sociedad de Agricultores... instalaban en el Paseo de la Alameda unas espectaculares casetas con distintas atracciones, ahora sólo queda la feria de atracciones.

Batalla de flores: En 1891 la Batalla de Flores se incorpora al programa de actos de la Feria de Julio el último domingo del mes. De cierta manera se puede interpretar como un homenaje a la huerta valenciana, en la que desfilan majestuosas carrozas, decoradas también con flores, en las que los integrantes se lanzan flores entre ellos y el público. Una bonita batalla sin heridos, homenaje a la paz en la que miles de claveles acaban cubriendo con un aromático manto el Paseo de la Alameda de Valencia.

La Batalla de las Flores es el acto más simbólico para la inmensa mayoría de los asistentes a la Feria de Julio. Se trata de una batalla amigable y perfumada, una lucha que no tiene nada que ver con el concepto que tenemos de esa palabra. Es una batalla especial donde la amistad, el juego y la alegría no dejan de estar presentes. El Paseo de la Alameda es el escenario de este acto. En un primer lugar se da una vuelta a un circuito cerrado en la misma Alameda, la “entrà de la murta” hace acto de presencia preparando un escenario idílico para la entrada de caballos y carrozas. Las valencianas y valencianos, vestidos con los trajes regionales, pasean con gozo montados a caballo. Después llegan las carrozas y los coches tirados por los equinos. Arriba encontramos a las Falleras mayores y a las Cortes de Honor del presente año, y a las niñas y señoritas preseleccionadas para formar las próximas. Todo es muy cálido y próximo al espectador, que sin duda disfruta a cada paso de la comitiva.

Son distintas las modalidades de participación de las carrozas utilizándose diversas formas para adornarlas, en cuanto a la variedad de diseños y temas. Una vez han dado la primera vuelta al recinto ferial llega el momento más esperado de la fiesta, es la hora de empezar a lanzar las flores, en su mayor parte claveles que cubren la Alameda con un precioso manto perfumado. Desde las carrozas intentan protegerse la cara con raquetas y, con la misma ilusión, el público también "combate" con las mismas flores. Cuando este capítulo de alegría y entusiasmo finaliza, un castillo de fuegos artificiales dará por terminada la Batalla de las Flores y, por ende, la Feria de Julio.

Certamen de bandas: Con más de cien años de historia (nace en 1886) el Certamen Internacional de Bandas de Música de Valencia es el más importante de cuantos se celebran en todo el mundo.

Feria Taurina: Una de las más importantes del país, por nuestra plaza han pasado todas las grandes figuras del toreo.

Fuegos artificiales: Los fuegos artificiales han iluminado la noche de la Feria desde las primeras ediciones.

Textos: TM

www.feria-julio.com

SUBIR