Córdoba
Córdoba, reina mora

El aroma de azahar sobreviene al visitante y con sus efluvios lo embriaga. Sus calles son testigos mudos de un pasado lejano. Córdoba sigue ahí, viendo el trasiego de los tiempos, contemplando los pasos de los que vinieron. Lágrimas emocionadas brotan de los ojos del viajero. Tanta belleza no puede ser cierta.

Un poco de historia

Su historia es abrumadora. Es un compendio de la historia del país, todo lo que aconteció allí resume lo ocurrido en nuestro territorio. Su pasado más remoto pasa por ser capital de la provincia romana Hispania Ulterior Baetica (Bética), fue la época de su máximo esplendor llegando a contar incluso con tantos edificios lúdicos como la mismísima Roma. Al Imperio supo dotarle de grandes filósofos como Lucio Anneo Séneca, oradores como Marco Anneo Séneca (padre del anterior) y poetas como Lucano. Era una ciudad de una riqueza cultural indiscutible. Pasados los siglos ocupó un puesto destacado en la provincia de Spania del Imperio Bizantino y también durante el periodo visigótico. Más tarde volvió a alcanzar la capitalidad durante el Emirato Independiente y el Califato Omeya de occidente, época en la que alcanzó su apogeo demográfico y de la que conserva uno de sus monumentos más conocidos: la Mezquita de Córdoba. En el siglo X Córdoba fue la ciudad más grande del mundo con unos 450.000 habitantes.

La Reconquista llamó a sus puertas, o más bien las derribó. El 29 de junio de 1236, festividad de San Pedro y San Pablo, fue conquistada por los cristianos (Fernando III el Santo), bajo la advocación de la Virgen de Linares (imagen que aún se conserva en el santuario del mismo nombre). Firmada la rendición, se acordó la expulsión de los musulmanes, y así sucedió. Cada uno de ellos con todas sus pertenencias fueron abandonando la ciudad. Parte de las antiguas fincas romanas fueron repartidas entre los nobles que colaboraron en la toma de la ciudad, procedentes de Burgos, León, Navarra, Talavera y Toledo. Eran tiempos de cristiandad.

Actualmente es uno de los referentes culturales más importantes del sur de Europa, una de las ciudades más bellas, mejor conservadas y de mayor calidad de vida de nuestro país. Cuenta con uno de los cascos históricos más extensos del mundo, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO el 17 de diciembre de 1984. Es candidata a la capitalidad cultural europea para el año 2016.

¿QUÉ VER?

- La Mezquita de Córdoba

La mezquita es el monumento por excelencia de la capital andaluza. Se compone de tres partes: el Patio de los Naranjos (mantiene gran parte de su aspecto original), al que se accede por la Puerta del Perdón, de estilo mudéjar (1377), en donde se observan las hileras de naranjos y palmeras, de las fuentes y los arcos de herradura que lo rodean junto a la puerta se levanta el alminar desmochado parcialmente y rodeado, a principios del siglo XVII, de un “encofrado” de estilo herreriano.

La puerta de Las Palmas da acceso a la mezquita: un bosque de ochocientas cincuenta columnas de mármol, jaspe y granito sobre las que se apoyan trescientos sesenta y cinco arcos de herradura bicolores, da la medida del esplendor del arte de los califas en su máximo apogeo. El mihrab, lugar santo de la mezquita que señala la dirección Sur y no la de La Meca , de acuerdo con la voluntad de Abderramán (hacia el río porque le llevaba hasta su Damasco natal). Ésta es una de las hipótesis, pero hoy día está más aceptada la teoría de que la nave principal de la mezquita sigue la orientación de la calle principal (cardo) de la antigua Córdoba Romana (Colonia Patricia), como se ha atestiguado en las excavaciones arqueológicas realizadas en la ciudad. El mihrab, es un joyel de mármol, estuco y mosaicos bizantinos brillantemente coloreados sobre fondo de oro.

En el Lucernario se conservan los arcos lobulados de los muros y la cúpula. En la cabecera destacan los arcos, los mosaicos del muro y la estructura y decoración de las cúpulas a base de arcos cruzados.

Tras la conquista de Córdoba por los cristianos, éstos utilizaron la mezquita para celebrar su culto, pero en el siglo XVI, cuando el Islam fue definitivamente expulsado de la península Ibérica, los vencedores quisieron adecuarla a sus creencias: construyeron una catedral renacentista, a cargo de Hernán Ruiz, y luego, de su hijo, en pleno corazón de la mezquita, alterando la perspectiva original.

- Medina Azahara

Medina Azahara o Madinat al-Zahra ("la ciudad de Zahra") es una ciudad palatina o áulica mandada edificar por Abderramán III (Abd al-Rahman III, al-Nasir) a unos 5 km en las afueras de Córdoba en dirección oeste.

Los principales motivos de su construcción son de índole político-ideológica: la dignidad de califa exige la fundación de una nueva ciudad, símbolo de su poder, a imitación de otros califatos orientales y sobre todo, para mostrar su superioridad sobre sus grandes enemigos, los fatimíes de Ifriqiyya, la zona norte del continente africano. Además de oponentes políticos, lo eran también en lo religioso, ya que los fatimíes, chiíes, eran enemigos de los omeyas, mayoritariamente de la rama islámica suní.

Las obras comenzaron en 936, a cargo del maestro alarife Maslama ben Abdallah. En el 945 se produce el traslado de la corte a esta ciudad, que en esos momentos cuenta con la mezquita Aljama (941), aunque la ceca o casa de la moneda no se traslada hasta 947-948. No obstante, las obras se prolongan hasta el reinado de Alhakén II, lo que explica las similitudes estilísticas entre esta ciudad y la ampliación de la mezquita de Córdoba llevadas a cabo por este hijo y sucesor de Al-Nasir.

Se ubica en las faldas de Sierra Morena, al pie de la montaña Yebel al-Arus ('Monte de la Desposada' ) y en contacto con el valle del Guadalquivir. La topografía en pendiente de este lugar explica su disposición en terrazas o niveles, el primero de los cuales corresponde a la zona residencial del califa, seguido por la zona oficial (casa de los visires, cuerpo de guardia, salón rico, dependencias administrativas, jardines...) para finalmente albergar a la ciudad propiamente dicha (viviendas, artesanos...) y la mezquita Aljama, separadas de las dos terrazas anteriores por otra muralla específica para aislar el conjunto palatino.

Frente a la idea laberíntica y caótica característica del urbanismo musulmán, Medina Azahara presenta una planta rectangular de aproximadamente 1500 metros por 750 con trazado ortogonal y una red de alcantarillas y abastecimiento de agua perfectamente planificada. Está considerada la mayor superficie urbana construida de una sola vez en el Mediterráneo.

- Alcázar de los Reyes Cristianos

Edificio de carácter militar ordenado construir por el rey Alfonso XI de Castilla en el año 1328, sobre construcciones anteriores.

Alojamiento de reyes en sus estancias de Córdoba, los Reyes Católicos pasaron más de ocho años en la fortaleza, dirigiendo desde la misma, la campaña contra el Reino de Granada. En estas mismas dependencias, Cristóbal Colon solicitó fondos para su aventura marítima en el año 1486, así como vieron nacimiento uno de sus hijos, la infanta doña María, futura reina de Portugal. Tras la campaña de Granada y la finalización de las campañas contra los musulmanes en España, los Reyes Católicos cedieron el inmueble a las autoridades eclesiásticas, las cuales lo convirtieron en Tribunal del Santo Oficio, perdiendo entonces su carácter palaciego. En 1812, y tras la abolición por parte de las Cortes Constituyentes de Cádiz del Tribunal de la Inquisición , se convirtió en cárcel civil hasta que en el año 1931, se destinó a instalaciones militares, los cuales lo cedieron en el año 1955 al Ayuntamiento de Córdoba.

El conjunto arquitectónico tiene un carácter sobrio en su exterior y espléndido en su interior, con los magníficos jardines y patios que mantienen una inspiración mudéjar. Se encuentra rematado por cuatro torres (Paloma, Leones, Homenaje e Inquisición), dando al edificio una forma casi cuadrada. La sala principal del edificio, se denomina, sala de los Mosaicos, ya que en ella se pueden admirar los impresionantes mosaicos encontrados a finales de los años 50 en la Plaza de la Corredera , así como un sarcófago del Siglo III. En el subsuelo de la actual planta, es posible encontrar aún, restos de los que se creen era baños reales utilizados por altos dignatarios de la época musulmana. La antigua Huerta del Alcázar se ha transformado en una impresionante superficie de aproximadamente 55.000m² de magníficos jardines con especies como palmeras, cipreses, naranjos y limoneros, que rodean a unos elegantes fuentes y estanques.

- Puente Romano

Construido a principios del siglo I d.C., durante la época de dominación romana en Córdoba, sobre el río Guadalquivir (probablemente sustituyendo a uno más primitivo de madera), tiene una longitud de unos 225 metros y está compuesto por 16 arcos. Fue un importante medio de entrada a la ciudad desde la zona sur de la península Ibérica por ser el único punto para cruzar el río sin utilizar ningún tipo de embarcación. Probablemente la Via Augusta que iba desde Roma hasta Cádiz pasaba por él.

Desde la época de la dominación musulmana encontramos en un extremo la torre defensiva de la Calahorra y en el otro la Puerta del Puente. Ésta es también llamada erróneamente Arco del Triunfo, aunque nunca fue un Arco del Triunfo como tal, sino que era la puerta de la antigua muralla. La actual puerta fue realizada por el arquitecto Hernán Ruíz en 1572. En el centro del puente podemos econtrar un triunfo de San Rafael, que data de 1651, obra del escultor Bernabé Gómez del Río.

A lo largo de su historia ha sufrido numerosas reconstrucciones, principalmente una en la época califal, una después de la reconquista y otra a principios del siglo XX. De hecho, actualmente está siendo objeto de una restauración integral y está cerrado al paso.

Hoy en día, en su entorno podemos encontrar una pequeña reserva natural llamada los Sotos de la Albolafia , donde anidan muchas especies de aves, algunas de ellas en peligro de extinción y una antigua albolafia o molino de agua, que es el que aparece en el escudo de la ciudad.

- Torre de la Calahorra

Fortaleza de origen islámico concebida como entrada y protección del Puente Romano de Córdoba.

La torre, que se levanta en la orilla izquierda del río Guadalquivir, fue reformada por orden de Enrique II de Trastámara para defenderse de su hermano Pedro I de Castilla. A las dos torres existentes, se le añadió una tercera, uniéndose todas ellas por dos cilindros con la misma altura que aquéllas.

Fue declarada monumento histórico artístico en 1931. Más tarde fue cedida al Instituto para el Diálogo de las Culturas (Fundación Roger Garaudi) quien ha instalado un museo audiovisual. Este museo presenta una panorámica cultural del apogeo medieval de Córdoba, del siglo IX al siglo XIII, basado en la convivencia de las culturas cristiana, judía y musulmana.

- Sinagoga

Este templo hebreo se localiza en la calle Judíos de la ciudad española de Córdoba. Se construyó en el año 1315 (5075 del calendario judío) en estilo mudéjar por alarifes dirigidos por Isaq Moheb.

Consta de un patio al que se accede desde la calle y que da paso a un vestíbulo seguido de la sala de oración. Del lado oriental del vestíbulo arranca la escalera que lleva hasta la galería para las mujeres; dicha galería se conecta con la sala de oración mediante tres balcones decorados con arquillos polilobulados. La sala de oración es de planta casi cuadrada con 6'95x6' 37 m ; tiene cubierta de artesonado y alcanza una altura de más de 6 metros ; en su lado oriental se abre el tabernáculo, espacio reservado para la Torá y coronado con arco de grandes lóbulos, enmarcado en un alfiz; alrededor se dispone decoración de lacería. El lado opuesto al tabernáculo presenta un nicho con arco polilobulado y apuntado, donde estuvo el retablo de Santa Quiteria.

La decoración en yeso, con motivos mudéjares, se ha perdido hasta unos dos metros de altura, dejando a la vista el ladrillo de su fábrica.

Luego de la expulsión de los judíos en 1492 el edificio se dedicó a diversas funciones: hospital de hidrófobos de Santa Quiteria, Ermita de San Crispín del gremio de los zapateros y escuela de párvulos hasta que fue declarado Monumento Nacional en 1885.

Desde entonces pasó por varias fases de restauración como la de Félix Hernández en 1929 y las iniciadas en 1977 hasta llegar a la reapertura del edificio en 1985 con motivo de la celebración del 850 aniversario de nacimiento de Maimónides.

- Otros monumentos y lugares de obligada parada

Podemos destacar los siguientes: Templo romano junto al Ayuntamiento, Cristo de los Faroles, Calleja de las flores, Arco del Triunfo o Puerta del Puente, Palacio de Viana, Plaza de la Corredera , Plaza de las Tendillas, Plaza de toros "Los Califas", Posada del Potro, Palacio de la Merced , Muralla romana, Puerta de Almodóvar, Triunfo de San Rafael (hay varios), Calleja del pañuelo, Cuesta del Bailío, Baños califales, Caballerizas reales, Palacio de Orive, Torre de la Malmuerta , Mausoleo romano, Judería y el Jardín Botánico de Córdoba.

Textos: TM y GFDL

SUBIR