Elche
Elche, vergel de vida

Elche es, no cabe duda, una de las ciudades de visita obligada para el turista en la provincia de Alicante. Son muchos los atractivos que reúne este municipio pero en este número nos centraremos sobretodo en uno de sus parajes más emblemáticos, el Palmeral.
No existe en toda Europa un palmeral como el que posee Elche. Ubicado dentro del casco urbano, este pulmón verde exhibe todo su esplendor al visitante. En cuanto a extensión, sólo es superado por algunos palmerales árabes.
El Palmeral de Elche cuenta con más de doscientos mil ejemplares. Según la creencia popular se piensa que fueron los cartagineses quienes lo plantaron. Las tierras del levante peninsular eran un perfecto lugar para llevar a cabo este tipo de cultivo. Romanos y más tarde árabes, lo cuidaron, conservaron e incluso ampliaron. La llegada de Abderramán contribuyó al engrandecimiento ya que introdujo el sistema de acequias. Ya en la Edad Media, se fueron dictando diversas leyes que lo protegieron y vigilaron hasta llegar a nuestros días.
Los conjuntos que conforman El Palmeral de Elche son cuatro: el Parque Municipal, el Huerto de Abajo, el Huerto del Chocolatero y el Huerto del Cura. De entre todos, los mejores y más antiguos ejemplares están en el llamado Huerto del Cura. El nombre le viene dado de su propietario en el año 1918. Algunos ejemplares tienen más de 300 años. Hay que tener en cuenta que la palmera tiene una vida media de 250 a 300 años. Estas palmeras son de la misma especie que las de Irán. Son datileras y es en diciembre cuando dan su fruto. Además hay algunas otras especies tropicales.
En el conjunto sobresale la llamada Palmera Imperial que recibió ese nombre en homenaje a la emperatriz Isabel de Austria-Hungría, que visitó el Huerto en 1894. Tiene esta palmera 7 vástagos enormes en forma de candelabro y de ella dijo Sissi que era digna de un Imperio.
El principal tipo de palmera que se encuentra es la llamada Phoenix dactylifera que fue traído por los musulmanes cuando ocuparon la península Ibérica.
La palmera o palma se cotiza muy bien en el mercado español y también en las exportaciones clandestinas; es muy importante la industria datilera y la confección de palmas, que son sus ramas llevadas a un proceso especial de secado.
El Palmeral de Elche ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, en el año 2000.
En 2005 se detectó que había ejemplares de palmeras infectados por larvas de picudo rojo (Rhynchophorus ferrugineus). Este insecto, es un escarabajo, pone sus huevos en el interior de la palmera, y cuando eclosionan los huevos, las larvas se alimentan del tallo.

El huerto del cura

El Huerto del Cura posee unos 13.000 m², densamente poblado de palmeras, en él viven alrededor de 1000 palmeras, en su mayoría datileras. Además de palmeras, crecen plantas de los huertos mediterráneos, como granados, azofaifos, naranjos, higueras y limoneros, a los que se han ido añadiendo con el tiempo plantas de origen subtropical y una colección de cactus. Este Huerto (en Elche se denomina huerto, a una parcela de tierra con palmeras), debe su nombre al capellán José Castaño Sanchez, que fue su propietario hasta el año 1918. Es el jardín más importante del conjunto denominado Palmeral de Elche, declarado patrimonio de la Humanidad en el año 2000.

Historia

El Huerto del Cura de tan sólo 13.361 m², nació con su extensión actual cuando en 1876, el labrador Andrés Castaño Peral compró una parcela del huerto en que vivía.
A la muerte de éste, el huerto fue heredado por sus hijos varones. Siendo su propietario, el segundo de ellos, el capellán José Castaño Sánchez, nacido el 12 de mayo de 1843. Siendo por ello el huerto conocido como "del capellán Castaño", para luego llamarse definitivamente "Huerto del Cura".
La popularidad de este huerto se inició el año 1873 con un fenómeno no muy corriente, pues en ese año comenzaron a brotar del tronco de una palmera macho muchos hijuelos a la altura de 1'80 metros, a primeros del presente siglo los hijos quedaron reducidos a siete, con lo que la palmera quedó tal y como puede verse en la actualidad.
En el año 1894 llegó al puerto de Alicante Elizabeth de Wittelsbach, esposa del emperador Francisco José de Austria y Hungría y más conocida popularmente como "Sissi", viajó a Elche, en donde le enseñaron el huerto. La emperatriz quedó profundamente impresionada cuando contempló la palmera, comentándole a su propietario (el capellán Castaño), que esa palmera tenía un poder y una fuerza digna de un imperio, aconsejándole que le pusiese un nombre. Luego de esta visita el capellán pensó en lo que había pasado, y empezó a llamarla, en su honor, "Palmera Imperial". De este modo comenzó la tradición de dedicarle a algunos de los visitantes más ilustres las palmeras existentes en el Huerto.
De 1940 a 1958 fue su propietario el intelectual erudito ilicitano Juan Orts Román que tiene trabajos sobre las Palmeras, el Palmeral y el Misterio de Elche, que gracias a sus esfuerzos, en el 1943 se declaró este jardín como Jardín Artístico Nacional. El mismo día en que apareció en el BOE la proclamación de Jardines Artísticos Nacionales de La Alhambra y El Generalife, se otorgaba el mismo galardón al Palmeral de Elche.


COLECCIONES

La Palmera Imperial

La estrella indiscutible del jardín es el ejemplar de Phoenix dactylifera L. de la familia Arecaceae, denominado Palmera imperial, palmera datilera con 8 brazos que salen a una altura de 1,50 m del tronco principal del que se alimentan, con un peso de unas 10 toneladas, y una edad de unos 165 años. Esta palmera singular, debe su nombre a la Emperatriz Isabel de Austria ("Sissi") a quien se la dedicó el capellán Castaño en la visita que efectuó al huerto en 1894. También es recuerdo de esta visita, el busto de la Emperatriz que se encuentra en la cara norte de la Palmera Imperial.

Palmeras rotuladas

Todo el jardín es un espeso palmeral, y junto a las palmeras en su mayoría datileras se distribuyen el resto de las plantas, de origen mediterráneo y subtropical. Andando por los paseos se observan algunas de las palmeras con rótulos en sus troncos. Son nombres de personalidades con vinculaciones con Elche y el jardín, que a lo largo de la historia se les ha dedicado en homenaje una de las palmeras del jardín.

La Rocalla

Es una colección de cactus y plantas crasas, que se encuentran en una zona del jardín a pleno sol, dispuestas entre rocas. La rocalla, se encuentra rodeada de unos estanques que dan un alivio de frescura a su alrededor.

Esculturas

Esparcidas por el jardín hay varias esculturas, destacándose entre otras, una copia de la escultura íbera de la Dama de Elche, también del erudito ilicitano Juan Orts Román. Otra escultura es un busto de Jaime I el Conquistador, que conquistó la ciudad de Elche a los árabes en el 1265, y gracias a él, se libró el palmeral de su destrucción en contra de la costumbre de la época de arrasar los bosques alrededor de las ciudades conquistadas.

Textos TM y GFDL

SUBIR