La Lonja de Valencia
La Lonja de Valencia

La Lonja es uno de los edificios más emblemáticos de Valencia, además de uno de los más representativos del gótico civil europeo. Muestra de ello es que desde 1931 disfruta del reconocimiento de Monumento Histórico Artístico Nacional, y en 1996 la UNESCO la declaró Patrimonio de la Humanidad.

La Lonja de Mercaderes está situada en el centro de Valencia, como núcleo de poder económico social e incluso político, y nos da señas de la importancia que tenía la ciudad ya desde finales del siglo XV. Los acuerdos comerciales se efectuaban en el denominado Salón de Contrataciones, uno de los espacios más relevantes del edificio, que junto a la torre, donde se situaba la capilla en la parte baja y la cárcel de comerciantes en las estancias superiores, constituían el núcleo inicial de la construcción. A ésta se añadió el patio y el edificio que albergaba otra de las instituciones vinculadas al tráfico comercial, el llamado Consolat del Mar, tribunal mercantil general, que aglomeraba en una sola la jurisdicción comercial y marítima. La Lonja de Valencia es, hoy día, un rincón calificado por numerosos cronistas como un escenario colorista y ruidoso, dotado de un encanto sensual.

Historia

Cerca de la Lonja , en la plaza del Dr. Collado existía a principios del S. XIV una Lonja, conocida como la Llotja de l'Oli aunque también se utilizaba para otras operaciones mercantiles. Al ir desarrollándose la ciudad, en esta Lonja se comenzó a comerciar con la seda, tradición hoy ya perdida que produjo piezas valiosas. La Llotja de l'Oli quedó pequeña y comenzaron las obras de la nueva Lonja de mercaderes. Las obras empezaron el 5 de febrero de 1483, según pone esculpido en la piedra del propio edificio.

Previamente, en 1482 el Consejo de la Ciudad compró 25 casas para derribarlas y obtener el solar donde está actualmente ubicada la Lonja. Las obras terminaron en lo fundamental en 1498. La principal figura que intervino en la construcción fue Pere Compte, ciudadano de Valencia con las categorías de arquitecto e ingeniero. La Lonja sufrió a lo largo de su historia diversos procesos de reforma y restauraciones, quizá la más significativa la que recreció el torreón coronándolo con almenas.

Estructura

El edificio tiene dos cuerpos claramente diferenciados, por un lado el jardín o "Patio de los Naranjos". Por otro el cuerpo central, que se levanta sobre una superficie rectangular y casi la mitad de esta superficie está ocupada por el Salón Columnario o sala de Contratación, amplio recinto de 35,60 metros de largo por 21,39 de ancho y 17,40 de altura. Ocho esbeltas columnas o pilares exentos y 16 adheridos a los cuatro muros forman tres naves longitudinales y cinco transversales. Tales pilares o columnas son helicoidales, recordando los cables de amarrar barcos, y se abren como palmeras para formar la nervadura de la bóveda que está a una altura de 17,40 metros . El pavimento de esta gran sala lo forman piezas de mármol negro, blanco y de color canela, las cuales se unen en algunos puntos para formar estrellas de seis puntas rodeadas por cuadrados.

Desde 1934 "El Consulado de la Lonja ", sucesor del Consolat del Mar sigue reuniendo en la Lonja a los comerciantes, industriales y agentes comerciales de todos aquellos productos allí cotizados, resucitando la Lonja de Mercaderes. Hoy día la sesión de la Lonja se celebra los viernes. Además otro comercio se celebra en la Lonja los domingos el de la filatelia y numismática del Consulado de la Lonja de Valencia. Se trata pues de un monumento vivo y con plena actividad.

Texto TM

SUBIR