Sevilla
Sevilla, la historia más bella

HISTORIA Y ARTE

Muchas y diferentes culturas han estado presentes en la historia de Sevilla. Su legado ha conformado a lo largo de siglos el patrimonio cultural, monumental y artístico que podemos admirar en sus calles y en sus museos. Los oscuros orígenes han dado lugar a las leyendas que atribuyen a Hércules la fundación de Sevilla. Si queremos acercarnos a la Historia Antigua de Sevilla deberemos desplazarnos al Museo Arqueológico situado en un antiguo pabellón de la Exposición Iberoamericana de 1929, edificio que por sí solo ya merece la visita. Allí encontraremos los vestigios de los pueblos del otro lado del Mediterráneo, la representación de sus dioses lejanos y el Tesoro del Carambolo muestra de la influencia oriental asimilada por aquellos primitivos "sevillanos".

Las cercanías de Sevilla (Alcalá del Río) fueron el escenario de la batalla final que enfrentó a romanos y cartagineses ( 206 a.d.C.) y el lugar de la fundación de la primera colonia romana, Itálica, así llamada en recuerdo del origen de sus fundadores. Julio César ( 45 a.d.C.) convierte a los sevillanos en ciudadanos romanos de pleno derecho, denominando a la ciudad Julia Romula Hispalis.

Los personajes del escudo de la ciudad, San Leandro y San Isidoro que a uno y otro lado acompañan al rey conquistador evocan la etapa visigoda ensombrecida por el esplendor de la Sevilla Islámica que sucedería inmediatamente después (712).

Será en la etapa almohade (mediados siglo XII) cuando la Isbiliya alcance su máximo esplendor. Es construida la Mezquita Mayor , cuyo alminar ( la Giralda ), constituye el símbolo de la ciudad.

La ciudad pasa a la Corona de Castilla por obra del Rey Santo Fernando III que la conquista en 1248. Ve reconvertidas sus mezquitas en lugares de culto cristiano y la misma suerte corrió la Gran Mezquita. Pero siglo y medio después el estado ruinoso de la misma hace tomar al Cabildo Eclesiástico la decisión de derribarla y construir en aquel mismo lugar la Catedral , símbolo indiscutible de la Sevilla Cristiana. De la etapa medieval es preciso recordar al Rey D. Pedro que en el recinto amurallado del viejo Alcázar islámico construye un Palacio Mudéjar (siglo XIV).

Será en el siglo XVI cuando Sevilla tras el Descubrimiento de América se convierta en el Puerto de Indias que monopolice el comercio con el Nuevo Continente. La Casa de la Contratación tendrá su sede en los Alcázares y los comerciantes se harán construir la Casa Lonja , que siglos después se convertirá en Archivo de Indias. Se construirán muchas casas-palacio y un importante edificio civil el Hospital de las Cinco Llagas, hoy convertido en Parlamento de Andalucía.

El siglo XVII alumbrará figuras artísticas universales aunque en lo económico hay que lamentar la desviación progresiva del comercio americano hacia Cádiz. Las Hermandades de Pasión que sacaban sus imágenes desordenadamente a la calle, son reglamentadas creándose la Carrera Oficial. Se está creando la Semana Santa que unida a la profunda religiosidad da lugar a figuras como Montañés, Murillo, Zurbarán y Valdés Leal cuyas obras encontramos en el Museo de Bellas Artes y repartidos por diversas parroquias. Se edifican importantes edificios religiosos: la iglesia de la Caridad , el Salvador y la impresionante San Luis de los Franceses.

El siglo XVIII conocerá la construcción de una nueva Fábrica de Tabacos, edificio industrial que, escenario de las andanzas de Carmen la Cigarrera , se hará mundialmente famoso. Otro escenario de esta misma obra comienza también a construirse aunque no se concluirá hasta el siglo siguiente la Plaza de Toros de la Real Maestranza.

El Romanticismo del siglo XIX convierte a Sevilla en un destino exótico para aquellos pioneros del viaje. Algunos eran buenos dibujantes y han dejado apuntes de una ciudad que conservaba aún intacto su recinto amurallado que acabará derribándose para facilitar las comunicaciones entre el intramuros y un extramuros cada vez más extenso. La Arquitectura del Hierro tiene en Sevilla dos representaciones el primer puente de obra sobre el río Guadalquivir el Puente de Triana y las Naves del Barranco.

El Siglo XX comenzará con la ilusión de la preparación de una Exposición que irá aplazándose por diversos motivos, celebrándose la muestra finalmente en 1929. La Exposición Iberoamericana nos dejó la Plaza de España, la Plaza de América y los pabellones de los países participantes en diferentes estilos que evocan sus culturas autóctonas precolombinas. El siglo acabará también con la celebración de otra Exposición la Expo 92, que conmemoraba el V Centenario del Descubrimiento y que supuso desde el punto de vista urbanístico no sólo la incorporación de la Isla de la Cartuja sino además la eliminación de las dos viejas estaciones de ferrocarril que eran un gran obstáculo en las comunicaciones internas de la ciudad, la construcción de Santa Justa, el Tren de Alta Velocidad, las circunvalaciones, etc.

Ya han pasado varios años de aquel importante evento, y la historia de Sevilla continúa, y Sevilla sigue creciendo.

TORRE DEL ORO

Esta torre fue construida en s. XIII por los almohades y formaba parte del sistema defensivo almohade. Era una torre albarrana (torre defensiva) y estaba unida al alcázar por un trozo de muralla. La Torre del Oro tiene un cuerpo principal de planta dodecagonal, un cuerpo intermedio de planta hexagonal, y un cuerpo superior de planta circular, añadido en s. XVIII por Sebastián Van der Bocht. En 1944 la torre fue convertida en Museo Naval. Su nombre se debe a que estaba cubierta de azulejos dorados. Hay otra versión que dice que su nombre se debe a que a ella llegaban los barcos procedentes de América cargados de oro y riquezas. Esta torre ha tenido diferentes usos: embarcadero, faro, prisión, vivienda, capilla, etc.

PUENTE DE TRIANA

Llegamos a uno de los puentes más emblemáticos de la ciudad, el primer puente férreo construido sobre la ciudad en 1852, el Puente de Isabel II, conocido también como de Triana. Este puente sustituyó al anterior puente de barcas, fue declarado monumento histórico nacional el 13 de abril de 1976. Fue proyectado y construido por los ingenieros Gustavo Steinacher y Ferdinand Bennetot, entre los años 1845 y 1852. Seguía el modelo del desaparecido Carrousel (inaugurado en París en 1834), siendo construido por el sistema Ponaceau, es decir, con exclusión de toda madera.

CATEDRAL Y GIRALDA

La Catedral de Sevilla ostenta el título de Magna Hispalensis desde su construcción, siendo no sólo el mayor edificio gótico de cuantos existen, sino uno de los más colosales de toda la cristiandad. Fue declarado Monumento Nacional en 1928 y catalogada en 1987 como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Custodia importantísimos archivos y bibliotecas entre ellas la Biblioteca Colombina en el Patio de los Naranjos. Su fisonomía es producto de las sucesivas ampliaciones y transformaciones acaecidas desde que en el solar se alzara la Mezquita Mayor de los almohades, construida en s. XII. Hoy en día los únicos restos que podemos ver de aquella mezquita son el Patio de los Naranjos y el alminar, la Giralda , desde donde podemos disfrutar de una hermosa vista de la ciudad. En la catedral podemos ver hermosas obras de arte. En el Altar Mayor se encuentra el retablo mayor, considerado uno de los mayores del mundo ( 27 m . de alto y 18 m . de ancho). En la Capilla de San Antonio podemos ver uno de los tesoros de la catedral, el cuadro de Murillo “La visión de San Antonio”. La Capilla de la Virgen de la Antigua , una de las capillas más grandes y de mayor riqueza, con un fresco del s. XIV de la Virgen del mismo nombre, una de las patronas del Descubrimiento de América. El Monumento a Colón donde se encuentran los restos del descubridor. También podemos contemplar una de las mejores obras de la escultura barroca sevillana, el Cristo de la Clemencia , obra de Martínez Montañés. En la Sacristía de los Cálices podemos ver cuadros de gran valor, como “Santa Justa y Rufina” de Goya. La Sacristía Mayor es de gran belleza en sí misma ya que está hecha en estilo plateresco, y con obras de arte como la Custodia de Arfe que se utiliza en la procesión del Corpus Christi. En la Sala Capitular , la cúpula está decorada con pinturas de Murillo, y podemos ver “ La Inmaculada ”, considerada como la más bella de todas las que realizó. En la Capilla Real podemos ver a la Virgen de los Reyes, imagen del s. XIII y patrona de la ciudad, y en una urna de plata labrada el cuerpo momificado del rey Fernando III el Santo, conquistador de la ciudad y patrón de la misma.

La torre de la Giralda es uno de los pocos restos que quedan de la antigua mezquita almohade. Se la considera hermana de la Kotobyya de Marrakech y de la gran torre de la mezquita de Al asan de Rabat. Muchas otras fueron construidas a su imagen y semejanza. Proyectada por Ahmed ben Baso, sus cimientos, estimados en 8.5 m , son de sillares de piedra hasta una altura de unos 2 m . sobre el nivel del suelo actual. Algunas piedras proceden de restos de construcciones romanas y árabes. La torre se concluyó con 82 m . de altura. Estaba el alminar coronado por cuatro esferas de bronce dorado, que cayeron por efecto del terremoto de 1356. Hacia 1400 se decidió colocar en su lugar una espadaña. El actual campanario lo realizó Hernán Ruiz entre 1558-1568. La coronó con una serie de volúmenes decrecientes y enluciéndola con color almagro (rojizo) y se le colocó azulejos de color azul cobalto. También se realizaron pinturas al fresco y unos 50 relieves se realizaron bajo la dirección del escultor Juan Bautista Vázquez el Viejo. La veleta que corona el conjunto, popularmente conocida como “El Giraldillo” simboliza la victoria de la fe cristiana y fue obra de Bartolomé Morel realizada entre 1566-1568. Esta “giralda” será la que por extensión de nombre universal a toda la torre. La figura renacentista representa a una mujer con túnica, escudo guerrero en una mano, una palma en la otra, mide 3.5 m . de altura y pesa 128 k. El nuevo conjunto arquitectónico alcanzó los 103 m . de altura gracias al cuerpo de campanas.

ALCÁZAR

Residencia ocasional de la corona de España, es el palacio real habitado más antiguo de Europa. Desde 1988 este edifico es considerado como Patrimonio de la Humanidad. Se trata de un conjunto de palacios, producto de las sucesivas reformas que desde tiempos del dominio islámico diversos monarcas han ido realizando, hasta aunar la más variada gama de estilos, materiales e influencias de cuantas podemos encontrar en Sevilla. Podemos ver diferentes estilos: islámico, mudéjar, gótico, renacentista... El primer palacio lo mandó construir Abderraman III en el siglo X y fue llamada Dar-al-Imara o Casa del Gobernador. De este palacio nos quedan los lienzos de murallas que rodean al Patio de Banderas. Por la calle Joaquín Romero Murube podemos ver un arco cegado, que era la entrada al antiguo palacio. De la etapa almohade quedan el Patio del Yeso y un trozo de muralla. La ornamentación que presenta sirvió de inspiración a la posterior arquitectura nazarí utilizada en la Alhambra de Granada. El Palacio del Rey Pedro I es el ejemplo civil más importante del estilo mudéjar. Este rey sentía una predilección especial por Sevilla y la escogió como capital de su reino. Era muy aficionado a las artes y costumbres islámicas por eso escogió este estilo arquitectónico. Su construcción se inició en 1364 y en ella participaron artesanos sevillanos, de Toledo y de Granada. En este palacio podemos ver bellos salones y patios: Patio de las Doncellas, Patio de las Muñecas, Salón de Doña María de Padilla, Salón de Embajadores, siendo este la pieza más importante del palacio. Hay que destacar las puertas (obra original de 1366), la cúpula realizada en 1427 y la riquísima decoración de yeserías y alicatados de sus muros. El Palacio Gótico fue mandado construir por Alfonso X el Sabio sobre un antiguo palacio almohade. Bajo este palacio están los Baños de Doña María de Padilla. En el palacio vemos el Salón de los Tapices y los Salones de Carlos V. Fue modificado por las obras realizadas en s. XVIII a raíz del terremoto de Lisboa (1755). En estilo Renacentista, la Casa de la Contratación , organismo creado por los Reyes Católicos en 1503 tras el Descubrimiento de América, ya que Sevilla se convirtió en uno de los puertos más importantes de Europa porque tenía el monopolio comercial con el Nuevo Continente. Aquí también se prepararon importantes expediciones como la primera vuelta al mundo. En la capilla podemos ver la Virgen de los Mareantes, obra de Alejo Fernández. Es la primera representación que se hizo en Europa sobre el Descubrimiento de América. Los jardines del Alcázar son muy bellos. Las influencias mudéjares, renacentistas y barrocas han configurado unos jardines de gran valor histórico, de gran belleza, que reflejan los diferentes estilos de jardinería que se desarrollaban en cada época. La salida del Alcázar se realiza por el Apeadero, amplio zaguán que lleva al Patio de Banderas. Este espacio y la portada de la puerta de salida fueron remodelados por el arquitecto Vermondo Resta. Sobre el Apeadero existe una sala que sirvió como Armería Real durante el reinado de Felipe V, donde actualmente se realizan interesantes exposiciones.

PLAZA DE ESPAÑA

Realizada por Aníbal González dentro del amplio programa constructivo realizado con motivo de la Exposición Iberoamericana de 1929. Mide 200 m de diámetro y tiene un área de 14.000 m2 . Está hecha en estilo regionalista (mezcla de estilo mudéjar, gótico y renacentista). Los materiales usados son el ladrillo y la cerámica.

Alrededor de la plaza hay 48 bancos dedicados a las provincias españolas (situadas en orden alfabético) decorados con azulejo de cerámica que representan acontecimientos históricos, el escudo, y el mapa de la provincia.

Hay un pequeño arroyo atravesado por 4 puentes que representan los 4 reinos que formaban la corona española: Castilla, León, Navarra y Aragón. Estos edificios actualmente son sede de diferentes organismos públicos y del gobierno civil y militar.

Textos Consorcio de Turismo de Sevilla

www.turismo.sevilla.org

SUBIR