Ibones

Los ibones son pequeños lagos de montaña de origen glaciar situados en los Pirineos, generalmente por encima de los 2.000 metros de altitud. Son, en muchos casos, el origen o nacimiento de los ríos de Aragón.

Etimológicamente, la palabra ibón deriva con casi completa seguridad del vocablo vasco "ibai" (río), y servía en su origen para designar a las fuentes cuyas aguas manan a borbotones; cuando el terreno donde se sitúa el manantial forma un vaso, estas aguas dan origen a lagos de mayor o menor tamaño, según las características orográficas del terreno donde se sitúa el manantial.

Están "censados" un total de 94 ibones de muy diferentes tamaños y formas; algunos son utilizados para alimentar pequeñas centrales hidroeléctricas.

Hay ibones encantados, donde, según las leyendas locales, "viven" hadas, como el de Plan. Otros ibones conocidos son los de Anayet y el de Sabocos.

Los Ibones más destacados
Ibón de Marboré (Marmorés)
  
El lago o ibón de Marboré es uno de los más conocidos y visitados del Pirineo, tanto por su propia belleza como el lugar en que se encuentra, un altiplanicie rodeada de picos de más de tres mil metros: Monte Perdido, Cilindro, Marboré, Astazus,...

   Para llegar hasta él deberemos salvar los 1.290 mts de desnivel que hay desde el fondo del valle de Pineta hasta los 2.590 mts. del lago. Un esfuerzo considerable para los que no estén acostumbrados a andar en montaña, pero que se verá recompensado con el paraje y las vistas que disfrutrán al llegar.
Ibones de La Munia (Lagos de Lalarri o del Tormacal)
Los dos Ibones de La Munia (2.510 y 2.530 m.) se encuentran a los pies del pico del mismo nombre (La Munia, 3.133 m.), y reodeados por otros picos no menos imponentes: Rubiñera (3.003 m.) Peña Blanca (2.905 m.)( y Chinipro (2.800 m.). Como se puede adivinar, es un lugar de gran belleza que no dejará indiferente a quien lo visite.

   Podemos llegar a ellos desde el valle de Ruego, desde La Estiva o desde Pineta. La última de las tres opciones es la más larga y dura, salva unos 1.230 metros de desnivel en algo más de tres horas de camino, las otras dos son accesibles para culaquiera que tenga ganas de andar un poco.
 Ibonet de Puerto Viejo (Laguet del Puerto)
  
El de Puerto Viejo es un ibón de reducidas dimensiones, tanto que puede pasar indvertido para aquellos que no presten atención al pasar a unos metros de él. Muy próximo al paso froterizo de Puerto Viejo, es un aliciente más para esta bonita excursión.

   Para llegar al paso de Puerto Viejo y al ibón del mismo nombre comenzaremos a andar junto a la boca del túnel Bielsa-Aragnouet, poco después pasaremos junto al impresionate chorro de la Pinarra, salvaremos en total unos 500 mts. de desnivel en menos de dos horas.
Ibón de Tringoniero (Tringonier) (Laguetes de Tringoniero)
  
El valle de Tringoniero es uno de esos rincones de particular belleza que todavía no han sido invadidos por el turismo masivo, al final del mismo se encuentra el ibón del mismo nombre, a 2.405 mts. La excursión bien merece la pena, pues uno de sus grandes alicientes es la poca gente que lo visita.

   Llegaremos al lago remontando todo el valle de Tringoniero, desde la antigua aduana hasta La Plana El Cabo, donde se encuntra el refugio. Para llegar desde allí hasta el lago no tendremso más que salvar unacorta pendiente que nos llevará hasta el mismo. Si andamos unos metros más llegaremos a los laguetes de Tringoniero, ibones de reducidas dimensiones que se encuentran a pocos metros del anterior.
Accesos

A unos 3 km. de Formigal (Huesca), en la carretera a Francia por El Portalet, a su izquierda, está el desvío a la nueva estación de esquí. Los Ibones estan situados en los Pirineos, generalmente por encima de los 2.000 metros de altitud.