Laguna Negra

Situada a 1.780 m. De altitud se encuentra la Laguna Negra, enclavada en plena sierra de Urbión, al sur del pico de igual nombre. Se trata de un depósito de agua de origen glaciar, rodeada de paredes rocosas y de pinos, hayas y helechos que contrastan con el majestuoso muro de oscura roca gris que se refleja en sus cristalinas y trémulas aguas, dando así nombre al lugar. Alcanza una gran belleza con las nieves, presas de su propio entorno e inseparables en la época invernal.

Laguna Negra y Urbión

Desde Cidones parte la carretera que, bordeando primero el pantano, pasando después por la presa y el Club Náutico, volviendo nuevamente a bordear el embalse por la anegada población de La Muedra -de la que verás su torre- y la vieja ferrería con su chimenea, se llega a la Corte de los Pinares, Vinuesa.

Desde Vinuesa, verás los letreros que te indicarán el modo de acceder a la Laguna Negra (a 18 Km) por el encantador Valle del Revinuesa entre pinos silvestres de buen porte y altura.

En los meses de verano los dos últimos kilómetros hasta llegar a la Laguna Negra pueden hacerse en un autobús preparado para subir y bajar a los visitantes permanentemente o bien acceder andando; pues se prohibe el acceso a vehículos particulares en esta época.

El primer Domingo de Agosto tiene lugar desde hace más de 40 Años su famosa Travesía a Nado, en la que hay gran participación de nadadores.

Esta oscura, fascinante y enigmática Laguna, envuelta en leyendas, forma unos de los parajes más bellos de la provincia.

Encajada a unos 2.000 metros de altura, entre paredes graníticas y bordeada por infinitos pinares, dan a esta Laguna su aspecto oscuro y tenebroso que alcanza su máxima belleza cuando la cubre la nieve y el hielo. 

El paraje de la Laguna Negra es el resultado de la acción del hielo durante las glaciaciones del Cuaternario. Se aloja en un circo, forma típica del modelado glaciar, de paredes verticales de conglomerados de cuarcita y cemento calizo coronadas por agudas cresterías.

En la pradera y alrededores existen míticos pinos y hayas de enorme tamaño. La oscuridad de las aguas y lo misterioso del paisaje de montaña de este "abrevadero de lobos", que en cualquier momento se nos puede cerrar con una niebla, ha fascinado al hombre desde antiguo, como lo demuestran leyendas e historias como la de La Tierra de Alvargonzález.

Accesos

Desde Vinuesa y cogiendo la carretera que sale hacia el puerto de Santa Inés, a 7 kilómetros hay que desviarse a la izquierda, por lo que conviene estar atentos. Desde aquí en 11 kilómetros se llega al aparcamiento. Hay que circular con precaución ya que la carretera, aparte de las curvas y desniveles, se encuentra en mal estado. Al fin de la carretera hay una pista forestal que termina en el estacionamiento. Desde este punto hasta la laguna, solo restan 500 metros que hay que hacer andando.