Caldera de Taburiente

El Parque nacional de la Caldera de Taburiente, es un área protegida de España, situada en la isla de La Palma , en la comunidad autónoma de Canarias. Se caracteriza por ser un enorme circo de 8 km de diámetro con aspecto de caldera, donde múltiples erupciones volcánicas, grandes deslizamientos, la fuerza erosiva del agua y el tiempo han ido modelando su geomorfología, convirtiéndola en un escarpado paisaje con casi 2.000 m de desnivel.

Flora. Los desniveles de hasta 2.000 metros presentes en La Caldera hacen posible que en ella se reúnan prácticamente todos los tipos de vejetación presentes en el archipielago. El pino canario , resistente como ninguna especie al fuego y las temperaturas extremas y con la particularidad de tener tres acículas en lugar de dos, es la estrella por escelencia de este ecosistema. Acompañando al pino se encuentra a menudo el amagante , una jara endémica de Canarias cuyos frutos servían de alimento a los aborígenes canarios, y el faro. En la foto de al lado, la inflorescencia del bejeque noble o rojo, de gran vistocidad y una planta bastante abundante en los roquedos. Debajo un ejemplar de Bombus canariensis , el popular abejón. Las formaciones de fayal-brezal también están presentes en el interior de La Caldera. Bejeques, tabaibas y verodes salpican todos los roquendos y paredes de La Caldera a todas las alturas.

Fauna. Quietud y silencio son los sinónimos de la Caldera de Taburiente. La fauna vertebrada de este Parque Nacional es escasa y la mayoría de los mamiferos son especies introducidas a excepción de los murciélagos. El arruí y las cabras son una plaga para las plantas endémicas de la zona, así como el conejo. Se encuentran perros asilvestrados y gatos cimarrones. En cuanto a los retiles, únicamente cuenta con el perenquén y lel abundante lagarto tizón. Entre los anfibios se pueden ver la ranita de San Antonio y la rana común. Sobrevolando la Caldera es frecuente observar al cuervo, la chorva piquirroja que por aquí llaman graja y es de destacar por ser en La Palma en la única isla canaria en la que se encuentra. Las rapaces no son escasas: ratoneros, llamados aguilillas, búho chico y muchos cernícalos. Paloma bravía y turqué. Herrerillos, currucas capirotadas que llaman capirotes, mirlos, reyezuelos, son algunos de los paseriformes. En el interior del Parque Nacional se encuentra una cueva volcánica, muy cerca del borde superior a más de 2.000 metros de altitud. En ella, bajo las peculiares condiciones de oscuridad, alta humedad e intenso frí:o, vive un escarabajo cavernícola, endémico de La Palma, que ha perdido los ojos y la pigmentación para adaptarse a tales condiciones.

La fauna invertebrada es enormenmente variada, la araña lobo, de gran tamaño pero inofensiva, frecuente en la hojarasca y bajo las cortezas de los troncos caídos. La escolopendra, a la que los isleños llaman cienpiés, puede lalcanzar un palmo de longitud y su picadura es bastante dolorosa, aunque no tiene peligro.