España es el país con mayor variedad de ambientes climáticos y de tipos de paisaje distintos de Europa, donde coexisten verdes valles y profundos bosques con desiertos presaharianos; costas espectaculares con arenales y marismas.

La gran variedad de flora que cubre estos escenarios y de especies animales que los habitan, hacen del medio natural español un espectáculo incomparable.



España fue uno de los primeros países del continente en declarar Parques Nacionales (el 22 de julio de 1918 se declara el Parque Nacional de la Montaña de Covadonga), figura de protección creada en Estados Unidos en 1878. En la actualidad, la Red de Parques Nacionales, integrada por trece áreas, representa un sistema integrado de protección y gestión de las mejores muestras del patrimonio natural español.


Los lagos no son abundantes en España, aunque sí de origen variado, pues existen tanto de origen endorreico (téctonicos y volcánicos), como de origen exorreico (glaciares, cársticos...) en incluso de origen mixto.